Cómo encontrar una geisha en Kyoto

Salvo que uno sea japonés, y además tenga un montón de dinero, pasar una noche en compañía de una o más geishas es harto difícil. Una geisha (芸者) es una artista tradicional japonesa, que domina varias disciplinas como son la música tradicional japonesa, la danza o el arte de la discreción. Generalmente, los extranjeros suelen confundir a geishas con prostitutas: sobre ese tema yo tengo mis dudas, y recomiendo que cada uno se haga su propia composición leyendo la información de la Wikipedia [EN] y, como punto de vista adicional, el libro Memorias de una Geisha (aunque es una novela, siempre puede uno encontrar tendencias y similitudes con la realidad).

Volviendo a lo que nos ocupa, es prácticamente imposible disfrutar de tiempo con una geisha en Japón: un japonés, con dinero, al que conocía en Tokyo me comentó que a los extranjeros no les suelen recibir, que los clientes suelen ser habituales y los nuevos venir recomendados, y solo en el caso de tener mucho dinero (y ser japonés) puede uno saltarse estos patrones. Él pagó 50.000¥ por una noche con cuatro de estas artistas.

En cualquier caso, me dijo que si quería verlas, podría hacerlo si me dirigía al barrio de Gion (en Kyoto), en concreto a la calle Miyakawa, paralela al río, entre las 20h y las 21h, que es cuando habitualmente las geishas y maikos (aprendices de geisha) se dirigen a sus lugares de trabajo, por lo que se las puede ver moviéndose de un sitio para otro.

El barrio es un lugar muy agradable para pasear por la noche, ya que intenta preservar su estilo antiguo, de modo que apenas hay vending machines, la iluminación es muy ténue, etc. Además hay algún templo cercano, y puede ser una visita agradable para hacer tiempo hasta que empiecen a aparecer geishas.

Calle Miyakawa, por la noche.

Mientras esperaba a ver alguna Geisha/Maiko, saqué esta foto a la calle. Como se puede apreciar, no hay vending machines, la iluminación es mediante faroles,… ¡todo muy medieval!

En cualquier caso, aunque la espera puede hacerse larga, al final el éxito está garantizado: si lleváis una cámara buena (una réflex, no una compacta), con una buena apertura, podréis hacer fotos a las geishas de frente, ya que lo único que no quieren es que las bombardeen con el flash. En mi caso (compacta Lumix FS30), con esas condiciones, sin flash no se veía nada, así que no me quedó más remedio que esperar a que pasara, para hacer fotos. También vi algunas con sus clientes, y en este caso, lo recomendable es no hacer fotos (los clientes no suelen ser tan tolerantes como las geishas), aunque esperé a que pasaran de largo e hice alguna foto.

Me crucé con este grupo, formado por dos señores con traje, y dos chicas: los hombres eran como los típicos hombres japoneses de cómic, con rasgos marcados, angulosos, con pinta de mafioso. Les hice la foto sin que se dieran cuenta.

You may also like...

4 Responses

  1. Bau3r dice:

    Antes de echar una foto a un cliente con pinta de mafioso yo me fijaría en cuantos dedos le quedan en la mano… si tiene menos de diez esperaría al siguiente XD!.

    Y yo no se lo de las geishas y los trabajos que hacen, pero viendo lo depravados que son los japoneses para algunas cosas, me sorprendería que pagaran pastaza para que una tía no les tocara otra cosa que canciones.

    Pero bueno, que me las estoy dando de listo y como de Japón no conozco nada lo voy a dejar aquí no sea que ofenda a alguien. Supongo que aparte de geishas también existirán las prostitutas per-se en Japón que son las que harán el trabajo sucio.

    • Kléber dice:

      Por lo que he leído (básicamente, el libro de Memorias de una Geisha), en el s.XIX existía un solo tipo de “señorita de compañía”, pero esto cambió y se dividieron en dos: unas más cultas, que tocaban instrumentos y daban conversación, las geishas, y luego otras que podríamos llamar “las prostitutas de siempre”. Sin embargo estas últimas también llevaban kimonos y bien decorado el pelo, así que a veces se las puede confundir.

      Pero vamos, que sí, que al final las geishas también te hacen cositas, aunque tengas que dejarte más dinero durante más tiempo, pero al convertirte en su danna tienes derecho a tirártelas, en el mizuage lo que se subasta es su virginidad…

  2. Rosario dice:

    Hola,

    Decir que la idea de las geishas que se refleja en el libro de “Memorias de una geisha” no es real – la protagonista es en realidad una oiran, o cortesana que se diferencia de las geikos (así se les llama allí, no geishas) en que sí se ofrecían servicios sexuales.

    Una geiko (o una aprendiz de geiko, una maiko) nunca proporcionará placer físico a un cliente. Lo suyo es el placer estético y espiritual.

    • Lorena dice:

      Hola, en el libro de Memorias de una Geisha, sólo se acuestan con un cliente cuando venden su mizuage. Ya nunca más vuelven a tener relaciones sexuales con hombres a no ser que tengan un danna. Las Geikos no hacen la puja por el mizuage ni tienen danna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

PHP Warning: Missing argument 2 for OT_Loader::change_image_button() in D:\HostingSpaces\J-BLOG\es.3japon.net\wwwroot\wp-content\themes\hueman\option-tree\ot-loader.php on line 780 PHP Warning: Missing argument 3 for OT_Loader::change_image_button() in D:\HostingSpaces\J-BLOG\es.3japon.net\wwwroot\wp-content\themes\hueman\option-tree\ot-loader.php on line 780